Oviedo en coche de alquiler

Capital del Principado de Asturias, Oviedo es una ciudad cargada de historia y tradición. Centro neurálgico, universitario, religioso y comercial de esta comunidad, es una localidad perfecta para su visita en coche de alquiler; debido a sus reducidas dimensiones y el atractivo que tanto sus rincones como extrarradio albergan. Reconocida como una de las ciudades con mayor calidad de vida de Europa, según la Comisión Europea, entre sus principales edificaciones y monumentos de obligada visita podemos encontrar la Catedral San Salvador de Oviedo, el Teatro Campoamor (donde cada año se celebra la entrega de premios Príncipe de Asturias), el Parque de San Francisco o su casco antiguo, donde deleitarnos de su mejor gastronomía y arquitectura típica. Del mismo modo, no podremos dejar de estacionar nuestro coche de alquiler para conocer la estatua dedicada a Woody Allen, quien al hablar de Oviedo afirma: es una ciudad deliciosa, exótica, bella, limpia, agradable, tranquila y peatonalizada; es como si no perteneciera a este mundo, como si no existiera... Oviedo es como un cuento de hadas”.

Alto del Naranco

Visitar Oviedo en coche de alquiler nos permitirá descubrir esta ciudad desde su punto más elevado, el Alto del Naranco. Antiguamente dedicado a las prácticas de tiro y como campo militar, la corona del Monte Naranco cuenta con una superficie a 600 metros de altura y con 31 hectáreas de espacio dedicado al ocio libre, donde podremos disfrutar de un día al aire libre gracias a su merendero, zonas verdes y columpios para los niños. Y donde contemplar la ciudad desde su punto más alto, acompañados de la estatua del Sagrado Corazón de Jesús.

Teatro Campoamor

Otra de nuestra paradas a realizar, gracias a nuestro coche de alquiler en Oviedo, es el Teatro Campoamor. Conocido internacionalmente por la entrega de los Premios Príncipe de Asturias, se trata de uno de los edificios más representativos de la ciudad. En pleno corazón del casco antiguo, fue fundado en 1892 para representar óperas y funciones teatrales, debido a la incipiente burguesía que comenzaba a acomodarse en la capital.

Santa María del Naranco y San Miguel de Lillo

Mediante nuestro coche de alquiler podremos desplazarnos a 4 kilómetros de la capital  para descubrir dos de los tesoros mejor guardados del Principado de Asturias: sus iglesias prerrománicas. En primer lugar, Santa María del Naranco, un palacio construido en la ladera del Monte Naranco, donde existía un bosque en el que abundaba la caza. Mientras, a tan solo 100 metros, la pequeña iglesia de San Miguel de Lillo deja constancia de la historia que sus paredes albergan, mandada a edificar hacia el 842 por el rey Ramiro I.