Visor de Córcega

Ciudad costera de Bonifacio
  • BONAFACIO

    Bonifacio tiene que ser la población de Francia con más sabor italiano del mundo. Basta con pasar 15 minutos aquí para olvidar que nos encontramos en Francia. La ciudad se caracteriza por sus viviendas de color naranja intenso, su clima templado y soleado, así como por sus capillas oscuras, lo que nos lleva a creer que nos encontramos en un pueblo costero de Liguria más que en Francia. Si analizamos brevemente la historia de la ciudad, podemos comprender el porqué de esta peculiaridad. 

    El casco antiguo construido por los Genoveses, con su entramado de estrechas calles y edificios decadentes, es el lugar perfecto para estacionar y dar un paseo. Debido a las murallas que rodean a la comunidad, la ciudad ofrece dos rutas principales. Sea cual sea la que elija, la iglesia Église Sainte-Marie-Majeure es de visita obligada. Esta preciosa iglesia que data del siglo XII, probablemente construida por los pisanos, no debe confundirse con su tocaya de Roma, aunque también encierra una gran belleza y riqueza histórica. La calle principal construida durante la ocupación genovesa, la Rue des Deux Empereurs, albergó en su día a Carlos V y a Napoleón en los años 1541 y 1793, respectivamente. En la calle pueden verse unas placas que conmemoran su estancia en la ciudad, aunque por desgracia ninguna de las casas está abierta al público.

    Para aquellos dispuestos a gastar dinero, Bonifacio ofrece todo tipo de elegantes boutiques, restaurantes tradicionales de cocina local corsa y conocidos platos italianos. El restaurante familiar Stella d’Orso ofrece platos rústicos aunque elegantes como, por ejemplo, el risotto de marisco fresco al estragón o la famosa Pasta Langoustine. ¡Ya puede ir haciéndose una idea! Una vez satisfecho, la ciudad cuenta con numerosos hostales y hoteles donde pasar su estancia. Le recomendamos conseguir una estancia con vistas al mar, desde donde podrá disfrutar de un maravilloso paisaje, sobre todo por la mañana. 

    Todos los fans de los deportes de aventura conocen la pintoresca comuna corsa que participa en la etapa francesa de la Red Bull Cliff Diving World Series, que tuvo lugar en sus acantilados antes de dirigirse a las torres de La Rochelle en 2013. Tanto si el motivo de su visita son los saltos desde acantilados como conocer el encanto de la isla, estamos convencidos de que es una ciudad a la que volverá tarde o temprano.

Artículos Relacionados

Alquiler de vehículos de Enterprise

Nuestras oficinas de alquiler de vehículos, más de 7200 repartidas por todo el mundo, ofrecen una amplia gama de vehículos en más de 30 países.

Reserva Ahora

Ofertas por correo electrónico

No tienes excusas para salir de viaje. Te enviamos las últimas ofertas a tu email.

REGÍSTRATE