Visor de Basilea

  • Visor - El Goetheanum

    Lo primero que se te puede venir a la cabeza cuando te acercas a este enigmático edificio probablemente sea: ¿en qué narices estaban pensando? Una pregunta que irá seguida de: ¿y con qué propósito? Y finalmente, pero no menos importante: ¿por qué diablos tiene este aspecto? Sigue leyendo y te lo explicaremos. 

    La primera pista para entender este curioso bloque de hormigón en la cima de una colina de Dornach, a la afueras de la ciudad suiza de Basilea, es saber que Rudolf Steiner, el hombre que la diseñó, no era un arquitecto cualquiera, sino el fundador de la antroposofía. 

    ¿Antro... qué? 

    La antroposofía es, en esencia, una escuela de pensamiento dedicada a la relación del hombre con el mundo espiritual y al desarrollo de la intuición, inspiración e imaginación de cada individuo. El Goetheanum fue ideado para actuar como centro para todo el movimiento antroposófico y fue bautizado (naturalmente) en honor al famoso escritor alemán Johann Wolfgang von Goethe, a quien Steiner había estudiado y admirado profundamente. Los fundamentos del primer Goetheanum se pusieron en septiembre de 1913, pero después de lo que uno podría considerar que fue una fiesta de fin de año bastante salvaje, el edificio ardió en llamas la Nochevieja de 1922.

    Lo que estás viendo ahora es, técnicamente, el segundo Goetheanum. Comenzada en 1924 y terminada en 1928, esta segunda obra no solo estuvo inspirada por la primera, sino que también fue producto del luto por una gran pérdida: el primer hogar de una sociedad floreciente. Por este motivo, Steiner la consideró una representación del desarrollo del movimiento desde el momento de su fundación. La forma del edificio, moldeado en obtusas olas de hormigón, hace pensar en las ideas en base a las que se fundó la propia antroposofía. Sus diseñadores buscaron la creación de formas que fueran expresivas tanto a nivel físico como espiritual. Actualmente, el edificio goza del estatus de monumento nacional suizo, con lo que se garantiza su protección, y es considerado una auténtica obra maestra de la arquitectura expresionista del siglo XX.

    Lo que capta el ojo por primera vez en Dornach es algo extraño e intrigante, que parece plantear más preguntas de las que responde. Por suerte, estas preguntas solo añaden un poco de claridad a la experiencia de comprensión global del verdadero significado de este edificio, hasta el punto que, incluso antes de entrar, ya habrás dado un paso hacia adelante en el camino de la iluminación espiritual.

Artículos Relacionados

Alquiler de vehículos de Enterprise

Nuestras oficinas de alquiler de vehículos, más de 7200 repartidas por todo el mundo, ofrecen una amplia gama de vehículos en más de 30 países.

Reserva Ahora

Ofertas por correo electrónico

No tienes excusas para salir de viaje. Te enviamos las últimas ofertas a tu email.

REGÍSTRATE